EJERCICIO FÍSICO. EL MEJOR ALIADO DE NUESTRA PIEL, POR DIVI POZO - POST MENSUAL, EN FORMA!

10/06/2014



Tal y cómo os comenté hace unos días, cuando presenté las novedades del blog, todos los primeros lunes de cada mes vamos a tener post invitado de la mano de Divi Pozo, una profesional del fitness que además es una de mis instructoras en el gimnasio donde voy, mi favorita de todos los tiempos para ser exactos, y una persona 10. Divi tiene un blog: "Mejor si es con salud" donde podrás encontrar muchísimos consejos sobre el mundo del deporte, alimentación y salud que seguro te van a venir de perlas para intentar mejorar día a día porque si una cosa nos hemos propuesto hacer llegar a la gente es que, la vida, tal y como dice el nombre de su blog, es mucho mejor si es con salud. Así que un aplauso bien fuerte para Divi, espero que disfrutéis tanto como yo al leer su artículo y...¡no olvidéis visitar su blog!





EJERCICIO FÍSICO. EL MEJOR ALIADO DE NUESTRA PIEL
Estoy segura de que, si alguien os preguntase cuál pensáis que es el secreto para poder tener un cuerpo sano y esbelto, el 100% de vosotros hablaría de dietas equilibradas, de ejercicio físico regular, de un consumo de agua considerable… De igual manera, si alguien os preguntase sobre el secreto para tener una piel tersa, luminosa y sana, al menos el 99% de vosotros hablaría de cremas cosméticas, sérums, mascarillas hechas con productos naturales, más de uno nombraría alguna que otra marca de cosmética… Pero casi nadie nombrará el ejercicio físico. Un gran error, ya que, se ha probado, es un gran aliado para la salud de nuestra piel.
Sí, todas las cremas que utilizamos a diario, van muy bien para mantener a salvo la epidermis, la capa más superficial de nuestra piel, de agentes externos (polución, rayos UV…). Pero no son suficientes.
Los problemas que más suelen preocupar (arrugas, falta de luminosidad, flacidez, sequedad…) se producen mayoritariamente en las capas más profundas de la piel, y, por mucho que digan los anuncios televisivos, no hay crema que penetre tanto como para ayudar contra estos problemas. Para intentar frenarlos, la solución ha de venir de dentro de nuestro cuerpo, es decir, si tenemos una piel muy seca, una buena crema hidratante protegerá nuestra epidermis contra el aire que la cuartea, pero si no bebemos suficiente agua nuestra piel siempre se cuarteará en cuanto le falte la crema, ya que la verdadera hidratación de cualquier tejido de nuestro cuerpo se logra a través del agua que consumimos, no a través de cremas.
Por esta misma razón, por muy enriquecidas que estén las cremas faciales con las vitaminas y minerales esenciales para mantener la piel tersa y luminosa, éstas no llegarán a las capas de la piel que lo necesitan. Para que esas vitaminas y minerales lleguen a las capas que lo necesitan, hemos de ingerirlos mediante una dieta sana y equilibrada, en la que no falte el consumo de frutas y verduras.
“Y, en todo esto, ¿qué tiene que ver el ejercicio?”, estaréis pensando más de uno. Muy sencillo, enseguida os lo explico:
Como todos sabemos, el ejercicio físico activa la circulación sanguínea. Como ya he comentado en más de un post, es la sangre la que hace que el oxígeno llegue a cada órgano y tejido de nuestro cuerpo. Con lo cual, al mejorar la circulación sanguínea, mejora la oxigenación de nuestros tejidos, entre ellos el cutáneo. Con ello nuestra piel adquiere un mejor color, se vuelve más luminosa y adquiere una textura más suave y sana. Además, se reduce el riesgo de sufrir problemas cutáneos como la psoriasis. 
También cabe mencionar que, cuanto más oxígeno llegue a nuestro tejido cutáneo, hay más posibilidades de contrarrestar los efectos negativos del envejecimiento, ya que al mantenerse la piel bien hidratada se reducen y se evitan las arrugas y demás marcas de envejecimiento.
Por otro lado, hemos de tener en cuenta que la sangre no sólo transporta oxígeno. La sangre transporta todo tipo de nutrientes a los tejidos que lo necesitan. Así, al mejorar la circulación sanguínea, mejora también la llegada de esos nutrientes que hemos ingerido a través de nuestra dieta y que son necesarios para que nuestra piel esté sana (vitaminas y minerales).
Otra gran ventaja de que mejore nuestra circulación sanguínea es que, además de aportar oxígeno y nutrientes a los tejidos, la sangre ayuda a nuestro cuerpo a eliminar toxinas. Así, la sangre se lleva las toxinas que pueden causar infecciones cutáneas o dar a nuestra piel un aspecto poco sano y estético.
Siguiendo con el tema que trato hoy, podemos decir que realizar ejercicio físico de manera regular es un exfoliante natural para nuestra piel. Esto igual os parece algo exagerado, pero está todo comprobado. 
Al realizar ejercicio, nuestro cuerpo aumenta su temperatura, por lo que pone en funcionamiento su sistema de termorregulación, el sudor. Ahora, el sudor no es sólo la eliminación de líquidos para enfriar la piel (que lo es), al sudar nuestros poros se abren permitiendo que, junto con al sudor se eliminen células muertas, suciedad e impurezas. Así, una persona que realiza ejercicio de manera regular, tiene un menor riesgo de sufrir acné, por ejemplo.
Eso sí, para que sea una verdadera exfoliación natural, es muy importante darse una ducha con agua templada nada más finalizar el ejercicio realizado, así se eliminará definitivamente toda la suciedad y células muertas que el sudor ha sacado de nuestro cuerpo.
Por último, algo que muy poca gente conoce, las personas que realizamos ejercicio físico de manera regular renovamos el colágeno y la elastina más rápidamente que aquellos que no lo realizan por lo que nuestra piel está más firme, más elástica y es más resistente.
Como veis, seguir una dieta completa y equilibrada y realizar ejercicio físico de manera regular no sólo nos ayuda a mantenernos esbeltos, también nos ayuda a mantener una piel luminosa, firme, sana. Eso sí, para notar al 100% los beneficios del ejercicio sobre la piel, sigue estos consejos:
  • No hagas ejercicio con maquillaje. Limpia bien la piel antes de realizar cualquier ejercicio, así facilitarás el proceso de eliminación de suciedad e impurezas.
  • Quítate la ropa húmeda y sucia nada más acabar el ejercicio. No dejes que las impurezas eliminadas permanezcan sobre la piel. Además, eliminarás la humedad del sudor, que puede ser caldo de cultivo de bacterias
  • Dúchate nada más acabar el ejercicio. Como ya he mencionado antes, así eliminaras definitivamente la suciedad y las células muertas que el sudor ha expulsado de tu cuerpo durante la actividad.
  • Bebe la suficiente cantidad de agua antes, durante y después del ejercicio. Así contribuirás a una mayor oxigenación de todo tu cuerpo.
  • Sigue utilizando tu crema hidratante después de la ducha. Así tu epidermis estará protegida contra los agentes externos.


Como veis, una vez más, se prueba que el ejercicio es uno de nuestros mejores aliados para tener una vida sana y feliz. Vale, no viviremos toda la vida con un cutis de bebe, pero si podemos retrasar la aparición de arrugas, manchas, flacidez y demás, decidme, ¿no vale la pena invertir una hora al día realizando ejercicio físico? Sinceramente, yo creo que es la mejor inversión que podemos hacer.


¡Muchísimas gracias Divi!¡Ya estoy deseando leer el del mes que viene!

¡Feliz lunes!

¡Gracias por vuestras visitas y comentarios!

Welcome New Followers!

Os espero como siempre mañana a la hora del desayuno, 9:00 en punto.





You Might Also Like

4 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, si tras toda la semana de entrenamiento te concedes además una visita a la sauna (Cada vez más gimnasios la añaden a sus instalaciones) el último día tu piel te lo agradecerá con creces <3

    ResponderEliminar
  2. Mi aplauso para la nueva colaboradora. ¡Plas plas!

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante el post! Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Gracias chicas por vuestras visitas y comentarios!

    ResponderEliminar

Subscribe